28 mayo 2017

Cheescake Sabayon

¡Último domingo de Mayo! Qué rápido pasa el tiempo, casi no me lo puedo creer. 
Al fin vemos acercarse nuestras vacaciones de verano, al fin van a abrir las piscinas y al fin vamos a poder poner nuestros cuerpos como lagartos al sol. 
Los que me conocen bien saben que el cheescake es uno de mis postres favoritos, no importa de qué tipo sea…todos me parecen absolutamente maravillosos. Hoy os traigo una variación del cheescake que además de ser espectacular por tener la base de un sabayón, va a ser de ¡DOS COLORES!

INGREDIENTES

  • 2 Yemas de Huevo
  • 1/4 de Taza de Azúcar
  • 1 Cucharada de Agua
  • 1/2 Cucharada de Pasta de Vainilla 
  • 1 Taza de Queso Crema (Tipo Philadelphia)
  • Galletas 
  • Una cucharada de Mantequilla



PREPARACIÓN CRUJIENTE DE GALLETA

Trituramos unas 10 galletas con ayuda de una batidora de cuchillas (ya sabéis que también puede hacerse machacándolas dentro de una bolsa con un rodillo). Derretimos la mantequilla al microondas y la vertemos sobre las galletas. Movemos con ayuda de una cuchara hasta formar una masa compacta.
La extendemos sobre una bandeja y la refrigeramos.


PREPARACIÓN CHEESCAKE

 Colocamos en un bol las yemas, el agua, el azúcar y la pasta de vainilla. Pondremos este bol al baño María en el fuego y batiremos con ayuda de una varilla mientras se cocina. Necesitamos que la mezcla blanquee y doble su volumen; será entonces cuando añadamos el queso cremoso hasta que se deshaga.
Una vez lista la mezcla apartamos una cuarta parte para teñirla del color que nos apetezca. En mi caso he apostado por el rosa, soy muy de rosa por lo visto…

A continuación preparamos el molde que vayamos a usar. (Yo he forrado con papel vegetal un arete de acero inoxidable de unos 10cm de diámetro) 
Colocamos el aro sobre una bandeja cubierta con papel de horno y llenamos casi hasta la mitad con el cheescake blanco; ponemos un poquito del cheescake rosa en el centro y movemos con un palillo para obtener un efecto mármol. 
Cortamos nuestra masa de galleta fría con un aro del tamaño de nuestro molde y la colocamos encima del cheescake.
Encima de la base de la galleta volvemos a realizar la misma operación con el cheescake.


Creo que se consigue un efecto muy chulo y sorprendente para nuestro comensales.
Además este cheescake esta de muerte lenta.

Como siempre espero que os haya encantado y que compartáis esta receta con vuestras personas favoritas. Os mando un beso muy fuerte y recordar que nos vemos el próximo domingo con otra receta.

OS DEJO EL LINK DEL VÍDEO DE LA RECETA por si queréis tenerla más completa.
https://www.youtube.com/watch?v=Tqj8anbs4rE