15 octubre 2014

Galletas de Mantequilla

El otoño empieza a marcar nuestros días, las mañanas amanecen nubladas y amenazan con lluvias, los jerseys son ya una prenda diaria, y las hojas secas adornan las calles.
Esta es mi época favorita para hornear, el calor se encierra en la cocina y el olor se desprende por toda la casa...

GALLETAS DE MANTEQUILLA

INGREDIENTES (Unas 35-40 Galletas)

* 300g de Mantequilla a temperatura ambiente
* 230g de Icing Sugar (si no lo encontráis podéis usar Azúcar Glacé o incluso Azúcar triturado en la Thermomix)
* 600g de Harina de Trigo
* 1 Huevo L a temperatura ambiente
* 1 pizca de Sal
* 1 cucharadita de Esencia de Mantequilla (opcional)

PROCESO

Precalentamos el horno a 175ºC
En el bol de nuestra batidora ponemos la mantequilla con el azúcar, la pizca de sal y la esencia de mantequilla y batimos aumentando poco a poco la velocidad hasta conseguir una textura cremosa y sin grumos.
Añadiremos el huevo batiendo a velocidad mínima hasta que quede integrado.
En otro bol tamizamos la harina y la iremos añadiendo poco a poco (hasta en tres veces) al resto de la mezcla batiendo a la menor velocidad posible.
Colocaremos la masa en una superficie enharinada y la amasaremos brevemente.


ATENCIÓN: Este es el momento en el que podemos congelar parte de la masa en el caso de no querer hornearla toda de vez.

Extenderemos la masa dándole unos 4mm de grosor (es bastante quebradiza por lo que la extenderemos entre dos papeles vegetales), la ponemos en una bandeja de horno y la refrigeramos unas 3horas (No superar mucho este tiempo o se secará).


Cortaremos las galletas con un cortapastas, y sobre un papel vegetal las vamos poniendo sobre la bandeja de horno para refrigerarlas nuevamente 30min para que estén frías y firmes.


Hornearemos a 175ºC de 6 a 15 minutos depende del tamaño de vuestras galletas. Se sabe que están listas cuando los bordes están dorados.


Dejaremos enfriar sobre una rejilla y las tendremos listas para deborar.

Para decorarlas podemos espolvorear azúcar glacé o cacao con la ayuda de plantillas o blondas, preparar glasa real, pintarla con colorantes especiales...
En mi caso están hechas para decorarlas con glasa real que en el próximo post os enseñaré.

Para que se conserven en buen estado lo mejor es guardarlas en cajas de chapa o frascos de vidrio, siempre buscando que no estén en contacto con la humedad.

¿A qué esperáis para prepararlas?