20 octubre 2014

Tarta de Calabaza con Crema de Merengue Italiano y Toffee

Quienes consideran que las calabazas sólo sirven para convertirlas en grandes carruajes que nos lleven al baile como le sucedió a Cenicienta, o que son simples adornos que se vacían para encender velas en su interior en el famoso día de los muertos vivientes, se EQUIVOCAN. Y además, se equivocan con mayúsculas, porque lo que la carne de calabaza le aporta a esta tarta se convertirá en vuestra perdición.



INGREDIENTES BIZCOCHO

* 180g de Azúcar Moreno
* 150ml de Aceite de Oliva
* 3 Huevos L
* 210g de Harina de Trigo
* 80ml de leche entera
* 2 cucharaditas de Levadura
* 1 cucharadita de Jengibre en polvo
* 1 cucharadita de Canela en polvo
* 1 cucharadita de Vainilla en pasta
* 1 pizca de Clavo
* 1 pizca de Sal
* 250g de Puré de Calabaza Naranja

PROCESO BIZCOCHO

Precalentamos el horno a 180ºC sin aire ni ventilador y tamizamos la harina junto con la levadura, la canela, el jengibre y el clavo; a los que añadiremos una pizca de sal.
Mezclamos en un bol el azúcar con el aceite e incorporamos los huevos uno a uno hasta que estén bien integrados.
A continuación añadiremos la harina y la leche y batiremos lentamente hasta obtener una mezcla homogénea. Para terminar incorporaremos el puré de clabaza junto con la pasta de vainilla y mezclaremos bien.
Hornearemos durante aproximadamente una hora, si como yo usáis un molde de los altos de 15 cm de diámetro.



INGREDIENTES TOFFEE:

* 200g de Azúcar Moreno
* 100g de Mantequilla pomada
* 100g de Nata Montada

PROCESO:

Ponemos en un cazo el azúcar y lo cubrimos de agua (cubrir justito). Calentamos hasta hacer caramelo y entonces añadimos con cuidado la mantequilla y la nata mientras removemos para ligarlo todo y obtener así la textura deseada del toffee.


INGREDIENTES MERENGUE ITALIANO:

* 2 Claras de Huevo L
* 120g de Azúcar Blanco
* 35ml de Agua Mineral
* 200g de Mantequilla pomada
* 1/2 cucharadita de Vainilla en pasta
* Una pizca de Jengibre
* Una pizca de Canela

PROCESO:

Hacemos un almíbar con el agua y el azúcar y mientras vamos montando las claras a punto de nieve. Vertimos el almíbar muy poco a poco sobre las claras sin dejar de batir y cuando consigamos un merengue con picos casi duros, cambiamos la varilla de la batidora por la pala y poco a poco integramos la mantequilla. Por último  añadimos la pasta de vainilla y las especias. Obtendremos una crema muy suave, sedosa y con un sabor especial.




MONTAJE DE LA TARTA:

Una vez hayamos dejado enfriar el bizcocho sobre una rejilla, haremos las capas que deseemos con la ayuda de una lira o un cuchillo. Rellenaremos el bizcocho con la crema y lo cubriremos uniformemente para darle un toque rústico y otoñal. Antes de servir, cubriremos la capa superior de la tarta con toffee.



Es un bizcocho muy jugoso y potente que realmente no necesita de cremas o adornos, ya que, por sí sólo es muy bueno. Al hornearlo huele a vicio y saborearlo es morir lentamente...Uno de mis favoritos.